Solicita tu cita sin compromiso: 91 578 42 71 - 691 19 35 96

Información sobre Liposucción – Definición

La definición de liposucción es muy sencilla. La liposucción es una operación quirúrgica que elimina el exceso de grasa de los depósitos situados entre la piel y el músculo. La liposucción se realiza utilizando un pequeño tubo de acero inoxidable, llamado cánula.

Esa cánula está conectada a una bomba de succión y se introduce en la grasa a través de pequeños cortes en la piel. La cánula de succión crea pequeños túneles en las capas de grasa extrayendo así el exceso de la misma.

La liposucción tumescente

La técnica tumescente es la más usada para las operaciones de liposucción. Consiste en infiltrar solución fisiológica con adrenalina y un anestésico en las zonas que se van a aspirar a través de pequeñas incisiones de 1-2 mm estratégicamente situadas. La solución fisiológica hincha e hidrata a la célula grasa (adipocito) lo cual facilita su extracción. La adrenalina es un fármaco que produce vasoconstricción, osea disminuye el calibre de los vasos lo cual permite desminuir la cantidad de sangrado. La lidocaína es un agente anestésico que impedirá el dolor durante la cirugía y unas horas después de la misma.

Liposucción: resultado de la cirugía

Anestesia: Dependiendo de las zonas tratadas

El anestesista tendrá la posibilidad de elegir entre tres tipos de anestesia:

  • General: Muchas zonas que tratar o mucha grasa que aspirar
  • Local: para una liposucción de menor importancia en áreas localizadas pequeñas.
  • Epidural: Leve liposucción en áreas pequeñas.

Esta elección dependerá del checkeo preoperatorio y el área a ser tratada por la liposucción.

Los facultativos suelen dar en la mayoría de los casos, un relajante  1 hora antes de la liposucción.

En los casos de anestesia general, los pacientes serán hospitalizados un día y una noche si es necesario. Deben presentarse en ayunas el día de la liposucción.

Liposucción: una intervención para 1-2 horas

La liposucción puede durar de 30 minutos a 3 horas, dependiendo de las zonas a tratar. Pero en general, se tarda 1 a 2 horas.

Antes de la operación, el cirujano marca sobre el paciente con un lápiz las áreas a aspirar.

Realizará pequeñas incisiones en el área a tratar. Las cicatrices serán prácticamente invisibles al ser localizadas en los pliegues naturales de la piel.

Entrando a través de estas aberturas, introducirá finos tubos (3-5 mm) hasta la zona de grasa. Estos tubos se llaman ‘cánulas’ y están equipados de puntas redondeadas que no causan ningún. El cirujano despega las células gordas presionando con la mano. Las cánulas las aspiran y se vuelcan en un recipiente.

En 2 horas, puede aspirar 4 litros de grasa. La cantidad de grasa adicional depende de la calidad de la piel.

La duración de esta práctica varía entre 1 y 3 hs., según el caso. El paciente quedará hospitalizado entre 4 y 8 hs después de la cirugía aproximadamente. A las 48 horas puede comenzar con un ritmo de vida casi normal.

Se pueden liposuccionar las siguientes zonas del cuerpo: papada, brazos, región preaxilar, abdomen, pubis, espalda, flancos, glúteos, región trocantérea (cartucheras), muslos, cara interna de muslos, rodillas y tobillos.

Esta cirugía siempre se debe realizar en un quirófano y con un anestesista que realice los controles del paciente y administre una sedación, la cual junto a la anestesia local que administra el cirujano, otorgarán al paciente seguridad y bienestar.